Menú Cerrar

Un parto difícil que al final no lo fue tanto

Un parto difícil que al final no lo fue tanto. ¿Por qué siempre que vemos a un recien nacido o a un bebé con pocos meses decimos que es guapo o guapa? Si son todos iguales de feos coño, son como pequeñas viejas arrugadas en miniatura. Pero por quedar bien, todo es mu bonico, claro. Vasectomía ya.

un-parto-dificl-que-al-final-no-lo-fue-tanto

Un parto difícil que al final no lo fue tanto

Comparte para expandir la sabiduría
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elaborado por Alfa Lyncis