Menú Cerrar

No viniste a la cena

Existe un remedio para cuando alguien intente saber más que tú sobre algo o para cortar una conversación y dejar al otro interlocutor partio en dos. Debes de hablarle de aquella cena, esa cena a la que no fue. «No fuiste a la cena»… En estas historias veremos el ejemplo perfecto. Solo puedes hacerlo si tienes polla, o sea, si eres hombre o transexual. Para las vaginas, coños o potorros podría ser… «No has ido a la cena… de mi vagina rellena» o «No has ido al evento… el de mi coño contento». No sé, fermento.

No viniste a la cena, no fuiste a la cena, a la de mi polla rellenaNo viniste a la cena
¿Qué cena?
A LA DE MI POLLA RELLENA

No viniste a la cena, no fuiste a la cena, a la de mi polla rellena

Comparte para expandir la sabiduría
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elaborado por Alfa Lyncis